MARIA DE LOS ANGELES CANO MARQUEZ

AFICIONES: Escribir,

OCUPACIÓN: Escritora

FRASES CÉLEBRE: “Cada vez son más amplios los horizontes de libertad, de justicia y de paz. Hoy como ayer, soy un soldado del mundo.”.

UBICACIÓN: GALERÍA MAUSOLEO SAN PEDRO PATIO 504 - CÓDIGO 504 1B01

La naturaleza combina a veces en una persona la cultura, la poesía y la ensoñación con la actividad más decidida, con el arrojo más claro y con el ánimo de organizar a un grupo social sin temor a las represalias del sistema impuesto por quienes gobiernan. Y lo que se rescata de un ser así, lo que una sociedad considera su contribución mayor se concentra por reducción en unos cuantos años de su existencia aunque su legado es más vasto de lo que la sociedad determina y en realidad no deja de hacer por su patria de muchas formas el resto de sus días. Es el caso de María Cano quien nació el 12 de agosto de 1887 frente a la casa donde nació Antanasio Girardot. Su padre, Rodolfo, primo de Fidel Cano, era un educador liberal y librepensador. Conocía la obra de Augusto Compte, Lamartine, Renán y Víctor Hugo. Del último no era lo menos llamativo su estudio del espiritismo pues la familia entera se sentía atraída por ello y le permitía oponerse a los preceptos del catolicismo. María Cano, gracias a su padre y a su madre, Amelia Márquez, leyó a Samuel Smiles, filósofo inglés autor de manuales de auto-ayuda, a Tomás de Kempis, autor del libro místico “La imitación de Cristo” donde resaltan la humildad y la resignación, al filósofo norteamericano trascendentalista Ralph Waldo Emerson, quien dejó plasmada su filosofía espiritualista en “La naturaleza” (1836). Éste buscaba una unidad gracias al amor de la aparente disparidad del mundo y no sentía atracción por los valores capitalistas sino que buscaba como punto principal del conocimiento la actividad sensible del espíritu. Y leyó también “Los evangelios apócrifos” de Allan Kardec con sus propuestas de la caridad, la libertad de conciencia y la benevolencia para con el otro. Leyó novelistas rusos y franceses del siglo XIX. Y su madre le enseñó a captar “vibraciones sutiles” en la naturaleza y en los seres humanos o a atender el lenguaje de las flores... En su juventud leyó a Bécquer y a Silva, a Amado Nervo, a Óscar Wilde y a Valencia. Se la recuerda como callada, reservada con una delicadeza en sus facciones y una inquietud interna que se le salía por los ojos.    A la muerte de su padre y madre en 1910 vivió con dos hermanas: Carmen Luisa quien estudió pintura con Francisco Antonio Cano y fotografía con Melitón Rodríguez y trabajaba desde casa retocando fotografías y Maria Antonia, estudiosa del espiritismo quien servía de médium. María en esta época leyó a los ensayistas José Enrique Rodó y Vasconcelos y las poetas mujeres Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou y Delmira Agustini. Hasta los 33 años prácticamente fue una mujer dedicada al cuidado del hogar y a las lecturas. Esto sin contar con que varios familiares, cercanos y lejanos, se dedicaron también a la cultura en las primeras décadas del siglo XX. Doce revistas de la época contaron con la participación directa de los Cano o los Márquez.    En su propio hogar reunió una tertulia a la cual iban el ‘negro’ Antonio J. Cano, Horacio Franco, Efe Gómez, Miguel Agudelo, José Posada Echeverri, Emilio Jaramillo, Eladio Vélez, Abel Farina, Susana Olózaga, Luis Tejada Cano. En 1920 María Cano lanzó la idea de crear una revista para los contertulios y para incluir a mujeres escritoras. De ahí surgió la revista “Cyrano” (en homenaje a Cyrano de Bergerac, pensador del siglo XVII) la cual duró dos años. Y a la revista se acercaron otros miembros como Adel López Gómez, María López, Emilio Montoya Gaviria, José Restrepo Jaramillo, Samuel Escobar y Alberto Jaramillo Sánchez.  Ella misma empezó a publicar a partir de la muerte de Abel Farina quien le enseñó sobre Charles Baudelaire. Firmaba con seudónimo inicialmente. Escribió sobre Julio Flórez y Norka Rouskaya. Su primer texto fue “Azahares”. Vendrían otros como “Vivir”, “Amor y Psíquis”, “Amo esa espina”, “El poeta y mi alma” y “El nido” cuya forma prosada y poética inspirada en los ‘poemas en prosa’ de Baudelaire y con un toque de fina sensibilidad, por estar moldeados en los cauces abiertos por su madre y el espiritualismo. En marzo de 1923 empezó a colaborar en “El correo liberal” que dirigía Ricardo Uribe Escobar. Allí aparecerían cuentos suyos como “La ciega” y “Feminidad”.    Algunos acontecimientos nacionales llamaron su atención: El primer directorio socialista de Antioquia, conformado desde 1917, editaría a partir de 1918 el periódico “El luchador” y participó en elecciones para Concejo de Medellín en 1919 logrando derrotar al partido liberal. En 1920 hubo varias huelgas obreras en la ciudad que presenció. También en 1915 empezó a publicarse la revista ‘Panida’ y la rebeldía de estos artistas fue un ejemplo para ella, así como el ejemplo brindado por “Los nuevos” de la capital del país. Y decisiva fue la influencia en su vida de su primo Tomás Uribe Márquez, el cual fue excomulgado públicamente en 1901 y con quince años de edad combatió del lado liberal en la Guerra de los mil días. Estudió en Europa, vivió en Bogotá, en Panamá y en Venezuela. Y a María le resaltaba hechos como la revolución francesa de 1905 - antesala de la revolución socialista de 1917 - y cómo leía a Marx, Engels y Bakunin. O le dio a conocer la ‘Biblioteca roja’ de Barcelona creada para dar a conocer ideas socialistas. Luis Tejada Cano también le ayudó a acercarse al socialismo.    En 1924 publicó “Pan espiritual” valorando el papel de la lectura y abogó por abrir una biblioteca gratuita para el pueblo. En “Por los obreros” invita a los trabajadores a disfrutar del libre acceso a la Biblioteca Pública Municipal y de las lecturas que ella misma haría para ellos. Leyó a Balzac, Zolá y a Tolstoi y a Rodó y a Vasconcelos y buscó donaciones de libros para dicha biblioteca. Fue por la cercanía con los obreros que conoció la dura realidad en la que vivían muchos de ellos en los barrios El Llano, Quebrada Arriba, Guanteros y otros. Conoció sus duras jornadas de trabajo, el trato rudo de parte de los patronos y capataces, sus salarios inadecuados, sus tugurios sin agua potable y en ambiente malsano, etc. Y se empezó a dar el cambio de su prosa lírica a los textos sobre cuestiones sociales con el escrito “Su majestad Inés I, reina de los estudiantes” del 17 de noviembre de 1923. Y se fue formando la defensora de los derechos de los trabajadores: realizó bazares para recoger dinero y darlo a los necesitados y promovió “Comités de auxilio” para ellos. Ya tenía una posición ideológica, social y política desde su juventud aunque no militara aún ni social ni políticamente. Envió a la Cámara de representantes el texto “Los forzados”, del 22 de febrero de 1924, donde cuestionó hondamente el papel del servicio militar en nuestra sociedad en el cual es admirable la coherencia y el tono escritural para lograr su cometido. Por su labor redentora los obreros la nombraron Flor del trabajo en Medellín el 1º  de mayo de 1925. El 11 de julio de 1925 publica su última prosa lírica: “Manos amadas”. En 1925 la Compañía norteamericana Troco instalada en Barrancabermeja, y el gobierno de Pedro Nel Ospina incumplieron promesas hechas a los trabajadores y la huelga despertada por ello, fue aplacada mediante una represión brutal cuando su compañero de agitación política, Raúl Eduardo Mahecha, daba un discurso a los obreros. Varias personas fueron detenidas. Fruto de ello fue el discurso de María Cano “El día de la manifestación obrera pro-presos en Barrancabermeja” con el cual empezó su carrera de agitadora de masas. Dictó conferencias como la del barrio Santana de Medellín para reivindicar los derechos de la mujer y dió a conocer “El bendito impuesto sobre la renta” donde pedía derechos, educación y respeto para la mujer.     En 1925 se opuso rotundamente al proyecto de ley que Guillermo Valencia propuso al Congreso de la República para instalar la pena de muerte en Colombia con su texto “Palabras en la manifestación contra la pena de muerte”. Empezó a estudiar el problema de las empresas en relación con la mano de obra y escribió textos como “Una visita a la Colombiana de Tabaco”. Como Flor del trabajo creó juntas seccionales, organizó conferencias, editó “El rebelde”, escribió artículos, hizo manifestaciones públicas, visitó fábricas, talleres y cárceles, hizo colectas públicas, reunió juntas protectoras en los barrios, envió mensajes a las autoridades y condecoró obreros. Propuso la creación de ‘La cruz roja obrera’, un sindicato, los centros obreros y emprendió la fundación de “La casa del obrero” y la fundación de una Sociedad solidaria. E hizo parte del Comité de Lucha por los Derechos Civiles para oponerse a la "Ley heroica", la cual suprimía garantías individuales y daba respaldo a la represión y a la persecución de movimientos sociales.    Inició el activismo directo con una gira para brindar respaldo a los trabajadores de las minas de Remedios y Segovia. Fue aclamada en diversos pueblos del camino. En 1926, junto con Uribe Márquez, líder socialista, hizo otra gira a Ibagué para ayudar a organizar el III Congreso Nacional Obrero que se llevaría a cabo en la capital y, en Bogotá, fue elegida directora del mismo. En dicha ocasión se fundó el Partido Socialista Revolucionario (PSR). Pasó por Puerto Berrío, Honda, Mariquita, Venadillo y Girardot. La siguiente gira que realizó fue para asistir a Tunja (Boyacá), de donde fue expulsada con sus compañeros pero logró regresar y realizar sus actividades. A finales de diciembre fueron a Barrancabermeja. Hubo una huelga obrera que abarcó desde Neiva hasta Cartagena y Barranquilla a comienzos de 1927. En 1927 realizó una gira por el occidente colombiano, visitó más de cincuenta ciudades del antiguo Caldas, el Valle del Cauca, la costa pacífica y el Cauca. A finales de 1927 estuvo en Santander y en la Costa Atlántica. A comienzos de diciembre de 1928 se llevó a cabo la masacre de las Bananeras, donde murieron cientos de obreros de la compañía United Fruit Company en Ciénaga (Magdalena). La consiguiente represión contra los líderes obreros del país condujo a María Cano a la cárcel. Se acabó el Congreso Nacional Obrero y se fraccionó el PSR. En 1930 los creadores del Partido Comunista Colombiano desconocieron la labor realizada por María Cano y sus compañeros de lucha, Raúl Eduardo Mahecha, Ignacio Torres Giraldo (quien no solo fue un compañero de lucha política sino un amor para ella) y Tomás Uribe Márquez, por haber propuesto una toma del poder en 1928. Con esta exclusión del recién fundado Partido socialista María Cano se retiró del activismo político y se fue a vivir con sus hermanas en el barrio Aranjuez de Medellín. Trabajó como obrera en la Imprenta Departamental de Antioquia y después en la Biblioteca Departamental, donde estuvo hasta 1947. Estas labores más calladas no por eso son menos significativas. La creación de libros y su conservación y divulgación también son una lucha social. En 1934 tomó parte en una huelga del Ferrocarril de Antioquia. En 1945 fue homenajeada por el movimiento de mujeres sufragistas y en lo que se considera su última intervención pública dijo: “Cada vez son más amplios los horizontes de libertad, de justicia y de paz. Hoy como ayer, soy un soldado del mundo.”    En años posteriores en parte por volverse esquiva y por lo que representaba se le dieron pocas muestras de aprecio. Hubo hasta verdaderos desaires de parte de algunas personas. E inclusive el término ‘mariacano’ fue usado por muchos padres de familia para nombrar la rebeldía de sus hijas, lo cual deformó los logros de la gran mujer como escritora y como activista. Gracias a su formación y a su perseverancia pudo poner en marcha una escritura novedosa para la época y notable por provenir de una mujer y crear una gran revista que es un tesoro cultural de Antioquia. Y a la vez lideró una de las luchas más importantes de la clase obrera contra un régimen despótico y desconsiderado en nuestro país y pudo soportar el desaire del grupo político que debió acogerla y la rechazó. Nada de esto carece de valor.

  • FECHA DE MUERTE: 26 de Abril de 1967

  • APODOS: "La flor del trabajo ""

UBICACIÓN DE GALERÍA



MÁXIMO 500 CARACTERES